El compromiso de los empleados es un compromiso de liderazgo

pop_ce_16

Con frecuencia nos complicamos la vida hablando de los mil posibles enfoques para conseguir el compromiso de los empleados… Y nos olvidamos de lo sencillo que sería para las empresas lograrlo abordándolo a través de seis preguntas básicas : quién, qué, cuándo, dónde, por qué y cómo.

Y es que, en el momento actual, la participación de los empleados debe ser el objetivo central de toda política empresarial que tenga a las personas como elemento prioritario. Y esto es así por tres buenas razones:

  1. Los empleados comprometidos son mucho más productivos.
  2. Muestran un sentido de pertenencia a la organización mucho más desarrollado.
  3. Su vinculación se proyecta al largo plazo.

Parece que el grado de compromiso es más importante para lograr un buen desempeño que el buen desempeño para mejorar el compromiso.

Por tanto, echemos un vistazo a estas seis preguntas básicas:

Quién: Para un líder, el Quién debería estar siempre centrado en el empleado. Los empleados comprometidos no sólo están motivados por el dinero, el estatus o el poder, sino por valores compartidos, confianza, misión y propósito. Para obtener el derecho de Quién, el líder, y en definitiva su empresa, necesita tener un proyecto interesante, los mejores programas de selección y contratación, una cultura evolucionada y convincente y, por supuesto, los sistemas para detectar y realizar las correcciones oportunas cuando un empleado muestra signos de desenganche. Los líderes deben ser convincentes y comprometidos y conducir con pasión y emoción, ya que son ellos los que establecen el tono para el compromiso en el lugar de trabajo.

Qué: El compromiso es una vinculación emocional con la organización y sus metas. El dinero y el éxito no están directamente relacionados con el compromiso. Por eso tantas compañías, después de finalizado el período de luna de miel con sus empleados, que no suele durar más de un par de años, abocan a sus mejores elementos a irse y pierden, en muchos casos, a sus mejores miembros. La explicación suele ser que sus líderes, mucho más centrados en la consecución de sus objetivos económicos, no se han tomado el tiempo necesario para forjar un lazo emocional con los empleados.

Cuándo: El compromiso comienza antes de que el empleado firme el contrato de adhesión a la empresa. Los mejores candidatos no quieren trabajar para cualquier empresa, buscan la compañía adecuada, un sentido de propósito compartido, un trabajo desafiante, líderes comprometidos y clientes entusiasmados. Esta es la razón por la cual disponer de la mejor “marca” es tan importante y por qué las empresas tienen que impregnar con ella no sólo su web, sino todo lo que hacen: sus relaciones, con empleados, proveedores, clientes y comunidad; sus comunicaciones y todas las actividades en las que estén implicadas.

Dónde: En estos tiempos en que todo es digital y se difunde en las redes sociales, lo relativo al compromiso debe impregnar todos los canales de comunicación, tanto internos (portal del empleado, manual de acogida, comunicados internos…) como externos: web corporativa, LinkedIn, Facebook, Twitter… Sin, por supuesto, olvidar los lugares de trabajo. Nada debe ser una barrera para la participación.

Por qué: Porque para que las personas, especialmente los jóvenes, se impliquen con su organización, quieren saber por qué deben trabajar para ella, por qué cosas se deben, o no, preocupar, por qué su actual compañía es mejor que otra de la competencia… Hay que estar preparado para decírselo, ¡todos los días!

Cómo: el compromiso no se logra por arte de magia. Conseguirlo forma parte de una actitud que hay que trabajar a diario. Se construye creando confianza, que es la que genera la lealtad. Requiere comunicación abierta, metas bien definidas y expectativas claras. Exige valores compartidos y sistemas de recompensa, que deben ir mucho más allá de la retribución, bien explicados y entendidos. El compromiso es un camino, no una mera meta. Y, sobre todo, es trabajo. Un buen líder debe levantarte cada día convencido de ser más comprometido.

Se han hecho muchos estudios para intentar descubrir el secreto del compromiso de los empleados. No es un secreto. Requiere compromiso emocional por parte de los líderes, una gran cultura empresarial y una atención constante. El esfuerzo es grande pero los beneficios son enormes: empleados más felices, más productivos, más implicados, clientes más felices, mejores resultados y beneficios. Parece, pues, que apostar para conseguir y mantener el compromiso de los empleados es una empresa que merece la pena.

Esta infografía puede ayudarte a reflexionar para mejorar tu compromiso.

razones-para-fidelizar-y-motivar-a-sus-empleados

Si este artículo te ha gustado, no dudes en difundirlo a través de las redes sociales, pulsando los botones que hay más abajo. De este modo me estarás ayudando a difundir y compartir conocimiento y a crear opinión y comunidad. ¡Muchas gracias!

Y si quieres recibir en tu correo los artículos de Medio en serio medio en broma, en el mismo momento de su publicación, haz clic en el botón Suscríbete.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el 28 septiembre, 2017 en Empresa, Gestión, Liderazgo, Uncategorized y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: