Mentiras que sustentan nuestro ecosistema

La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio. Marco Tulio Cicerón

En ocasiones me gusta observar y clasificar la avalancha de mentiras[1] que a diario nos llegan desde múltiples fuentes y que, en ocasiones, se quedan flotando entre nosotros, hasta convertirse, en muchos casos, en verdades absolutas.

Es un ejercicio que recomiendo, porque nos permite pasar de la indignación al sosiego, y colocar a las personas físicas –me incluyo- y a las jurídicas en un sitio adecuado para poder seguir manteniendo un poco –poco- de espíritu crítico.

Me permito proponeros este juego:

1. Tomemos algunos ejemplos cotidianos –más o menos actuales- de hechos, afirmaciones o silogismos que nos rodean.

  • Inestabilidad en Libia, subida inmediata de la gasolina (producida con un petróleo comprado hace meses).
  • Una catástrofe humanitaria que levanta conciencias y las aplaca de inmediato tan solo unos días más tarde, cuando desaparece del prime time.
  • 1 ciudadano, 1 voto, (depende de la ponderación de cada provincia).
  • Una entrevista en un dominical o en televisión (con preguntas pactadas) a un personaje público, que al poco tiempo presenta su nuevo libro, película, o disco….
  • El título de una conferencia (con un contenido diferente).
  • Una imagen en televisión que pretende responder (o no) a la totalidad del hecho referido.
  • El margen (oculto) de un producto frente el precio que acepta el consumidor (cautivo).
  • Un presupuesto para concurrir a una licitación o concurso para una empresa –no necesariamente pública- que ya tiene hecha la selección.
  • Un comunity manager que mantiene las identidades de otros personajes (no empresas) en las redes sociales.
  • Una estadística (fácilmente) comentada de maneras divergentes, con sólo cambiar el enfoque, las condiciones de comparación o el punto de partida.
  • Una contabilidad creativa (y no tan creativa, realmente). Donde la cuenta de resultados es una opinión, y la caja es una realidad… Donde un informe de auditoría es una opinión de la opinión.
  • Una necesidad creada, que nos creemos porque en el fondo queremos.
  • Un presupuesto anual que se consume da igual en qué, para no perderlo.
  • Qué es noticia y qué no, en cada momento. ¿Por qué apenas se menciona el levantamiento popular pacífico en Islandia, y en cambio se ensalza el levantamiento popular “pacífico” y virtual de Túnez, Egipto, etc.?
  • El uso de radares “anti-radares” para evitar la multa por exceso de velocidad.
  • Un “rescate” financiero que no es sino un préstamo a un gobierno en condiciones leoninas, que en el fondo se aplican para asegurar el cobro de los anteriores préstamos que se otorgaron con excesiva alegría.
  • Limitar la velocidad a 110Km/h supone un ahorro para el país… ¿o un ahorro para el ciudadano? ¿Quizás es que el precio no refleja la relación entre oferta y demanda? ¿Qué significado tenía y tiene aquél “Aunque usted pueda permitirse gastar más gasolina, el país no puede”?
  • La energía producida mediante biomasa, ¿es realmente ecológica? ¿No es una combustión que genera residuos atmosféricos?
  • … añadamos todas las que se nos ocurran…

2. Descubramos quién está detrás de cada una. Como no siempre es evidente, preguntémonos “¿quién se beneficia de ella?”.

3. Asumamos cuáles nos afectan negativamente (nos indignan)… y de cuáles obtenemos provecho (las aceptamos).

4. Pongámosles etiqueta: “Coyunturales” (transitorias), “estructurales” (permanentes) “personales” o “colectivas”.

Quizá, podríamos construir con todo ello un pequeño cuadro:

Una vez hecha la clasificación, definamos una actitud crítica personal para poder descubrirlas y decidir en cada caso si:

a)  Dejarnos engañar conscientemente.

b)  Rebelarnos contra ellas (evitando o confrontando) de obra o palabra.

c)   Encontrar el nivel “razonable” para poder convivir sin desengaños.

Y ya comentamos –si os apetece- cómo os sentís.

Si quieres recibir en tu correo los artículos de Medio en serio medio en broma, en el mismo momento de su publicación, haz clic en el botón Suscríbete.

Licencia Creative Commons
Medio en serio, medio en broma por Ángel Álvarez se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Anuncios

Publicado el 8 mayo, 2011 en Acción social, Indignación y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Ya he comenzado a realizar el “juego”….
    Me parece muy, muy interesante lo que va saliendo.
    Gracias Angel!

    • Ángel Álvarez

      Cuanto me alegro Lidia de que hayas aceptado el reto y, sobre todo, de que los resultados sean “interesantes” y te permitan reflexionar sobre cosas importantes y tomar decisiones.
      Ya me contarás.

  2. Qué buen post Angel y qué gran razón tienes.
    Lo he compartido en mi muro de facebook.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: