Archivos Mensuales: marzo 2011

Un día cualquiera

Luis, se despertó a las 5:10 de la mañana. No se pudo volver a dormir porque un montón de preocupaciones le daban vueltas en la cabeza. Tenía que terminar el informe para presentar un proyecto muy importante, la fecha límite era dentro de tres días y le llevaría al menos un día y medio de trabajo, y resolver algunas cuestiones urgentes con sus colaboradores.

Después de dar un montón de vueltas en la cama, decidió levantarse e ir más pronto a la oficina para ganar tiempo, aprovechando la tranquilidad reinante antes de que empezaran a llegar todos. A las 7:15 estaba ya sentado en su mesa, con los papeles de su informe delante y el ordenador encendido.

Mientras releía los últimos párrafos que había escrito el día anterior, sonó la alarma que le indicaba que un nuevo correo había entrado. Sin pensarlo dos veces, dejó lo que estaba haciendo y miró a ver qué era aquello que entraba tan temprano. Sin duda debía ser algo importante.

Lee el resto de esta entrada

Conciliar vida-trabajo con equilibrio

Si tú no decides cuál es la vida que quieres vivir, otros lo harán por ti… y, es probable, que no te guste lo que decidan.”

Siguiendo con las reflexiones iniciadas en Productividad, no presencia, os invito a que veáis este video, en el que Nigel Marsh, “uno de los más destacados escritores y comentaristas de Australia“, nos ofrece, desde su experiencia personal, sus puntos de vista sobre cómo sacar el máximo partido de los negocios, la vida y los que te rodean.

Para ello, nos muestra cómo conseguir un día ideal, equilibrando el tiempo personal (propio y familiar) y la productividad profesional, ofreciéndonos un estímulo para lograrlo.

Lee el resto de esta entrada

¿Las personas en primer lugar?

El hombre que tiene miedo sin peligro inventa el peligro para justificar su miedo. Emile Chartier Alain

Hace unos días, en un descanso de un taller sobre liderazgo, alguien me contó esta historia acerca de una de las empresas en que había trabajado.

Hoy os la propongo como elemento de reflexión sobre la importancia que se le da y cómo se maneja muchas veces el único elemento imprescindible de una empresa: las personas.

Más o menos la historia era ésta.

Lee el resto de esta entrada